El inicio de una historia

El inicio de una historia

¡Hola!
Esta sección ha sido creada con la intención de contarte desde mi perspectiva, cómo se han desarrollado el uso de mis terapias en distintas personas a través de sus propias historias, con el fin de que conozcas mi trabajo más en detalle y puedas visualizar cómo pudiese ser tu experiencia con mi acompañamiento en el camino de tu trabajo personal.

¡Quiero comenzar con la historia de Maria! Ella llegó a mí por medio de las redes sociales, me vió en una historia compartida desde la cuenta del espacio donde yo imparto algunos talleres vivenciales e hizo ¡clic! con mi mensaje, motivándola a contactarme para asistir al taller que estaba siendo promocionado en ese momento llamado “La importancia del orden en tu propósito de vida para el 2020”, en este espacio tuvimos la oportunidad de compartir y conocernos un poco más, trabajando en equipo la formulación de nuestros objetivos para el año que estábamos iniciando, en este encuentro se enteró de todas las terapias con las que trabajo y de inmediato se anotó para la siguiente actividad programada que era “El uso del mandala como herramienta terapéutica para la gestión de emociones”, ya para este momento su alma habida de información inició un viaje maravilloso de sanación el cual todos emprendemos en el momento que estamos listos para mirar y hacer el trabajo personal.

¡Llegó el día! Al inicio de la actividad, asignamos una intención al mandala, con el fin de determinar qué se va a trabajar en este espacio y comenzamos a drenar a través del dibujo conectando con la creatividad, cuando sientes que ya no hay más que soltar en dibujo o palabras, has terminado y llega el momento del “FeedBack”, aquí es cuando la historia se pone interesante.

Como terapeuta, me di cuenta de que su mandala mostraba situaciones que estaban listas para sanar y su dibujo abrió otro camino dejándome sentir que el campo energético estaba disponible para hacer ese trabajo, por lo que le consulté si quería aprovechar el momento para hacer un movimiento de constelaciones familiares y al tener su autorización, le pregunté al resto de las personas que se encontraban en el taller si estaban al servicio de trabajar amorosamente para el sistema familiar de Maria.

En este movimiento, la intención final fue que ella tomara a su mamá, ya que hasta ese instante no le daba su lugar; se lee fácil, pero en el momento pude reafirmar una vez más que las cosas cuando se hacen desde el amor, nos regalan los resultados idóneos; esto lo digo porque cuando la representación de su madre le hablaba desde la fuerza y la imposición Maria se resistía; sin embargo, cuando su madre decide hablarle amorosamente haciéndole saber que ella es la grande y Maria la pequeña, se pudo evidenciar la sanación de esa relación, se pudieron mirar, darse su lugar y encontrarse en ese hermoso espacio donde sólo las une el amor y la vida; al hacer ese movimiento, pudo rendirse ante su madre y tomar su fuerza para ir a la vida que la estaba esperando con los brazos abiertos.

Es importante para mí contarte también lo que está detrás de esta historia, antes de llevar a cabo el movimiento de constelación familiar, Maria residía en Madrid pero sentía que su ciclo en esta ciudad había finalizado, se estaba debatiendo internamente entre irse a Venezuela donde vive su madre o irse a Portugal donde está su padre, pensando que eso debía ser así, dejando de un lado un proyecto personal que rondaba en su mente, pero al realizar el movimiento pudo mirar que ella podía elegir su propio camino y pudo también reconocer que tenía todo lo que requería para hacerlo, porque había tomado la fuerza y el amor de mamá para ir hacia la vida.

Te cuento que el proyecto de Maria era irse a vivir a EEUU y estudiar lo que siempre había soñado: Actuación; al finalizar la constelación familiar, ella comenta que en el momento que decide ir y abrazar a la representación de la vida, de fondo estaba reproduciéndose una canción que le hacía conectar con esta ciudad donde anhelaba vivir e irse a estudiar, lo que para ella representó una señal que complementó perfectamente todo el movimiento que estaba experimentando, indicando incluso que para ella fue como un “despertar y volver a nacer” todo este trabajo amoroso que descubrió detrás de esta terapia.

Para mí es de plena satisfacción poder compartir que hoy por hoy Maria vive felizmente en el país que deseaba y no sólo eso, sino que se encuentra en los meses previos al inicio de sus estudios de la carrera que siempre había soñado, pero esos detalles te los contaré más adelante ya que he sido tan afortunada de poder acompañarla en su proceso, que me ha hecho parte de su vida en cada etapa del trabajo personal que continúa haciendo el cual ha sido increíble con cambios notorios y evidentes en lo que proyecta actualmente.

En resumen, con esta historia se puede demostrar que cuando una persona no le da lugar a sus padres, busca llenar estos vacíos de distintas formas que no siempre son beneficiosas, dejando en evidencia la importancia de mirar nuestra historia, sanar todo lo que venimos cargando por lealtad a nuestro sistema familiar pero que no nos corresponde y que a través de esta terapia uno voltea a mirar su sistema para honrar y agradecer la vida que nos dieron nuestros padres y así poder ver que podemos elegir hacerlo diferente.

*Para la protección de identidad se utilizan otros nombres.

*Contenido basado en casos reales del espacio de consultas de Jhansi Gutiérrez, Terapéuta Holística.