mi espacio sutil

El proceso de migración De Venezuela a España fue un punto y aparte en mi vida; encontrarme en otros terrenos creyendo que conocía cuales eran mis capacidades, aprendizajes, y teniendo “aparentemente claro” cuales eran mis dones y virtudes, me topé con otra realidad totalmente diferente.
El hecho de reinventarme a través de estos espacios terapéuticos no había sido nunca una opción, aun y cuando tenía el conocimiento. En Venezuela siempre trabaje en función de mi carrera o mis negocios, al ver que la oportunidad laboral no estaba disponible en ese momento en este nuevo país, escuche a una sabia mujer que me dijo: “Jhansi están buscando personas interesadas en trabajar en Tarot en línea”. Para este momento solo consultaba a amistades, pero fue sin duda una de las experiencias mas enriquecedoras, porque pude conocer dos valores fundamentales de mi trabajo hoy día que son, el amor y el respeto por la historia de cada una de las personas que llega a consulta.
En el infinito vaivén de encontrarme en toda esta experiencia de vida, llego un día de una consulta telefónica donde mágicamente esa lectura de cartas que yo le hacía a otra persona, me hablaba diciéndome de todas las maneras posibles que había llegado el momento de crear y darle vida a un proyecto donde pudiera acompañar a personas a mirar, honrar y sanar sus historias, situaciones, problemas, aportar al crecimiento personal, refuerzo de autoestima, reconocimiento y fortalecimiento de recursos internos de las personas.
Ya lo estaba haciendo, pero inconsciente, dormida y con la poca confianza de que todo esto fuese verdad.
Al día siguiente ya este proyecto tenía nombre, Mi Espacio Sutil, no sabía cómo lo iba a hacer, ni con qué, lo que si sabía es que Dios era mi socio y punta de lanza, ahí nada puede salir mal. Desde entonces se ha convertido en mi pasión, mi visión, mi misión, mis ganas, y mi Sí al movimiento incesante hacia la vida.
Hoy por hoy, Mi Espacio Sutil crece con fuerza, con bases sólidas y sostenidas en el amor y el respeto. Cada día llega esa persona lista para sanar sus procesos personales, surge una nueva idea para aportar consciencia a la humanidad abriendo camino al desarrollo de nuevos espacios donde todos somos uno, se unen personas con intención de hacer alianzas con ganas de dar en comunidad y equipo al mundo; cada vez somos más.
Trabajo desde mi responsabilidad como adulto, amor, respeto, honestidad y servicio, respetando creencias, pensamientos y culturas. En esta misma medida ha llegado a mí.